Se oponen a la fábrica de mayonesa

Se oponen a la fábrica de mayonesa
Esquina de la 26 y Kostner viendo hacia Cicero

Dos grupos comunitarios sumamente influyentes, La Cámara de Comercio de La Villita y La Organización de Justicia Ambiental de La Villita (LVEJO), coincidieron en sus preocupaciones ante la posible expansión de la companía Unilever en el terreno vacío que ocupa la esquina suroeste de la calle 26 y Kostner.

Unilever ha operado desde el año 1929 en el rincón de la 28 y Kilbourn y la construcción de un edificio al norte de éste haría posible la producción de la mayonesa Hellmanns, un producto popular dentro de la marca global de Unilever.

En marzo, los directores ejecutivos Jaime Di Paolo y Antonio Lopez hicieron un llamado por escrito al concejal de la zona, Ricardo Muñoz, “para detener el proyecto de expansión de Unilever.” La carta completa describe los aspectos que podrían perjudicar a los residentes y comerciantes de La Villita, entre ellos la contaminación y la carencia de trabajos permanentes para gente local:

CartaContraUnilever

“Jaime y yo sentimos que esto está avanzando muy rapido,” dijo Lopez, “porque ya estan haciendo los cambios de zonificación en el area.”

El concilio comunitario que está monitoreando el plan de Unilever desde antes que se implemente está compuesto por el concejal y una variedad de agencias comunitarias y residentes del barrio.

Adrián Esquivel, un representante del concilio, aclaró que su enfoque no es apoyar ni oponerse a la propuesta de Unilever, sino “obtener toda la información necesaria para asegurarnos que lo que se haga sea para beneficio de la comunidad.”

En enero LVEJO envió una carta al concilio con sus preguntas y detalló la necesidad de cumplir con varios estudios ambientales antes de continuar. “Lo que nos preocupa a nosotros es la calidad del aire alrededor de la escuela Zapata,” dijo Lopez.

“Hemos incorporado cada una de sus preguntas en el Contrato de Beneficios Comunitarios (CBA),” dijo Esquivel, “y hemos incluido a miembros de LVEJO en todos los e-mails al respecto.”

El CBA es el documento central que lista las demandas de parte de la comunidad y que al final debe ser firmado por la companía. El concilio cuenta con un abogado para que el acuerdo entre Unilever y La Villita sea un documento legal que se pueda aplicar.

 En la copia más actual del CBA, inmediatamente se indican los estudios químicos de tierra y aire que fueron recomendados por LVEJO, además de un análisis del tráfico vehicular, cuyos resultados serán presentados al grupo. Para reducir la contaminación del aire, Unilever se tendrá que comprometer a usar camiones y combustible más verdes.

“Justo ahorita hay trocas detrás de la escuela con el motor prendido,” argumentó Esquivel. “Con el nuevo plan, el lugar cerca de la escuela sería sólo para cargar y descargar y estacionarse.” Y es que Unilever planea hacer una entrada en la calle 26 y Kilbourne, donde los camiones entrarían desde la Cicero para minimizar el tráfico en la Kostner y tambien en la 31.

Entrada propuesta para la 26 y Kilbourn

Unilever propone donar tres acres de terreno a lo largo de la Kostner que se podrán utilizar para expandir a Zapata o para crear un espacio comunitario. Adicionalmente, se planean construír barreras decorativas entre la fábrica y la escuela y la comunidad.

En cuanto a empleos, el CBA exige que el 25 por ciento de empleos temporales (tal como la construcción) sean para residentes de La Villita y el 50 por ciento de empleos permanentes también. Incluso, Unilever ha mostrado interés en colaborar con programas de entrenamiento como Central States SER para preparar a la gente para que califique para dichos trabajos.

José Vargas es un mecánico que tiene 36 años viviendo en La Villita y ha asistido a casi todas las juntas del concilio comunitario. “Unilever ha estado aqui casi 100 años y lo bueno que quieren seguir en el area. Ellos han puesto los temas del empleo y la contaminación sobre la mesa.” El dice que siempre invita a otros residentes a las reuniones pero es dificil, “es como sacarlos a votar.”

Está claro que Unilever va a continuar con su propuesta para la 26 y Kostner, pero no sin la intervención constante de personas que viven y trabajan diariamente en el barrio. El concilio comunitario debe hacer un esfuerzo más intencional por escuchar los puntos de vista de otras organizaciones e informar a la gente comun y corriente sobre cualquier desarrollo. Solo asi La Villita podrá tener una visión que verdaderamente beneficie a la gran mayoria.

Vista satélite

Vista satélite

Leave a comment